Saltear al contenido principal
Tienes Más Poder Del Que Imaginas

Tienes más poder del que imaginas

Tienes más poder del que imaginas, tus palabras hacen la diferencia.

Tal vez no seas consciente de ello, pero tus palabras, y la forma en la que las utilizas, hacen la diferencia entre vivir en un mundo sombrío y a la deriva, o una vida plena y llena de posibilidades.

Te reitero, tus palabras hacen la diferencia y te voy a explicar por qué.

Principalmente usas tu lenguaje de dos formas:

  • O lo utilizas para describir.
  • O lo utilizas para crear.

Cuando lo usas para describir, este se encarga de informarte acerca de todo lo que tus sentidos captan; las cosas que ves, los olores que sientes, los ruidos que percibes, las figuras que tocas, etc.

En cambio, cuando lo utilizas para crear, sucede que el mundo se transforma a partir del momento en el que lanzas o escuchas una frase. Y eso es por la autoridad que tienen esas palabras, y la persona que las dice. 

No es que una forma sea buena y la otra mala, ambas se complementan, y bien utilizadas, son un recurso importante para diseñar tu vida.

Recuerda el momento en que oíste estas frases: 

  • Estás contratado.
  • Bienvenido a esta universidad.
  • Aceptó. Y ahora los declaro…
  • La casa es suya.
  • Su propuesta fue seleccionada.
  • Está despedido.
  • Es una hermosa niña.

Después de escucharlas te aseguro que tu mundo cambió, pues pasaste de bachiller a universitario, de soltero a casado, te convertiste en propietario, o te transformaste en madre o padre (esto es lo más lindo que me ha pasado).

Tu mundo después de haber escuchado esas palabras no fue el mismo, tus comportamientos y acciones se acomodaron a tu nueva condición, y todo esto ocurrió porque esas frases fueron dichas con autoridad.

En algunos casos la autoridad está dada por las reglas de convivencia dentro de la sociedad, como por ejemplo, la que tienen los policías, los jueces, los jefes, etc, pero también la encontramos de forma natural, como cuando una madre o un padre, educan a su hijo.

Ahora quiero que me pongas mucha atención.

Cuando te hablo de autoridad que transforma mundos, también me refiero a aquella que tienes sobre tu cuerpo, mente y decisiones. 

Tú y solo tú eres quien dirige el destino de tu vida. Tú y solo tú eres quien se encarga de generar las condiciones en las que quieres vivir. Como diría el poeta William Henley, tú eres el amo de tu destino, el capitán de tu alma. Puedes ver el poema completo aquí.

Por eso cuando ten muy en cuenta las cosas que te dices cuando te  hablas en pensamientos, ten presente el poder y la autoridad que tienes para generarte mundos diferentes. 

Si te dices que no puedes hacer algo, o que no sirves para alguna actividad, ten presente el poder de esas palabras para generar esa nueva realidad, tu gobiernas sobre las cosas que haces y sientes, y obvio, sobre sus consecuencias.

Por eso quiero que seas consciente de que tus palabras hacen la diferencia, y que la forma en la que te hablas es vital, llego la hora de cambiar el “tengo que…” por el “elijo para…”. Aquí es donde un coach ontológico puede ayudarte a adquirir las herramientas para hacer de tu lenguaje, la clave que te llevará a tomar las riendas de tu vida.  

Antes de irte, me gustaría que reflexionaras sobre estas preguntas.

¿Normalmente cómo te hablas?

¿Tus pensamientos te retan o te estancan?

¿Que te hace falta para tomar el protagonismo en tu vida?

Déjame tus comentarios y conversemos. No hay nada que una buena conversación no mejore.

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba