Saltear al contenido principal
5 Enemigos Que Te Atacan, Te Estancan, Y ¡no Son Reales!

5 Enemigos que te atacan, te estancan, y ¡no son reales!

5 Enemigos que te atacan, te estancan, y ¡no son reales!

Un enemigo es un oponente que se encarga de sabotear tus objetivos, tiene intereses opuestos a los tuyos y no te deja avanzar. Hoy quiero que aprendas a identificar a 5 enemigos que te atacan y que no son reales, para que los destierres de una vez por todas de tu vida. 

Tus enemigos son anclas que te mantienen en el mismo lugar, esa es la razón por la que ves como pasan semanas, meses, e incluso años, y sientes que no avanzas, sientes que todos tus esfuerzos son vanos y que tus sueños se estancan.

Muchos de esos lastres te los impone la sociedad, cuando te coloca  etiquetas por tu edad, genero, raza, o condición social, de ellos y de como enfrentarlos, nos encargaremos luego.

Hoy quiero que identifiques los enemigos que tú mismo fabricas, y a los que alimentas hasta volverlos tan grandes y poderosos, que toman el control de tu vida.

Estos enemigos te atan, e impiden que despliegues todo tu potencial. 

Esos enemigos se representan en todas aquellas excusas y justificaciones que te pones para no aprender, para no abrirte a nuevas posibilidades o para no perseguir tus objetivos.

Recuerda que eres el resultado de aquello en lo que piensas la mayoría del tiempo, así que esos enemigos privan a la mente de su poder.

En este punto te va a ser muy útil recordar mi anterior post acerca de las cinco lecciones para entender el efecto Pigmalión.

A continuación encontrarás 5 Enemigos que te atacan, te estancan, y ¡no son reales!

Enemigo No. 1. El clásico temor al “qué dirán”: 

Es ese temor a que los demás te vean como ignorante en algún tema, o que piensen que eres incapaz de hacer algo, es allí cuando prefieres la inacción, es decir, “pasar de agache” y mantenerte cómodamente en un sitio en donde, obviamente, no crecerás.

Enemigo No. 2. El típico, “yo soy así”:

Otro enemigo de los enemigos que te atacan y que no es real, se presenta cuando justificas tu situación actual y lo que puedes llegar a hacer, por tu forma de ser, y entonces recurres a frases como:  “yo soy así y no puedo hacer nada” o,  “así soy y así moriré”.

Con estas expresiones lo único que estás haciendo es cerrar cualquier posibilidad de aprendizaje y crecimiento.

Enemigo No. 3. La ceguera cognitiva:

Es cuando crees que ya sabes lo suficiente de un tema y qué, por lo tanto, ya no tienes nada nuevo que aprender, este enemigo viene acompañado mucha arrogancia, y los resultados negativos para tus relaciones son desastrosos.

Esta ceguera la padecí durante muchos años, y el resultado fue aislarme de muchas personas valiosas y desactualizarme en temas importantes para mi formación.

Enemigo No. 4. El orgullo: 

Es cuando piensas que el sólo hecho de pedir ayuda te hará ver como incapaz, incompetente o débil ante los demás. Que gran error, hoy todos vivimos en un mundo colaborativo, y necesitamos los unos de otros.

Una vez venzas el orgullo, vas a ampliar tu capacidad de acción y vas a tener la oportunidad de darte a conocer, ayudar a muchas personas, y a dotar tu vida de propósito.

Enemigo No. 5. El terror al “no sé”: 

Otro de los Enemigos que te atacan, te estancan, y ¡no son reales!, se presenta cuando piensas que admitir que no dominas un tema es un total fracaso.

Nada más alejado de la realidad, tal y como lo expresé en el punto anterior, hoy en día las relaciones son el soporte vital de la existencia, y el cultivarlas genera crecimiento personal y sentido de gratitud con la vida.

Si te fijaste bien, todos estos enemigos no son más que pensamientos, interpretaciones o juicios, por eso resalté en cada uno de ellos palabras como piensas, o crees, pues no son sino eso, elaboraciones de tu pensamiento sobre los hechos que te suceden.

Ten en cuenta que el objetivo principal de todos estos enemigos es encargarse de que veas al mundo como un lugar hostil, en donde la mejor respuesta es quedarse confinado a lo seguro, a lo fácil, a lo que no representa ningún reto.

En un mundo que avanza tan rápido, quedarse quieto es ir hacia atrás. La inacción nunca será una buena estrategia.

El primer paso para salir de estos enemigos es identificarlos, detectar cuando aparecen en tus pensamientos y conversaciones, luego, una vez identificados, pregúntate si ellos te abren o te cierran caminos.

Y por favor, no mantengas pensamientos o interpretaciones que te cierran puertas, no sigas dándole poder a situaciones que te empequeñecen, y que te roban tiempo felicidad.

¿Qué otros ejemplo de enemigos utilizas?

¿Cuál crees que es la mejor manera de atacarlos?

Espero todos tus comentarios e impresiones en el espacio diseñado dentro de cada uno de los artículos

Me encantaría que compartieras el contenido de los artículos en tus redes sociales, no sabes como puedes ayudar a alguien con unas palabras de reflexión, dichas en el momento justo.

 

Esta entrada tiene 4 comentarios
  1. Dieguito…que orgullosa y afortunada me siento de haberte conocido..me encanta todos tus aportes a la conciencia

    tienes contenidos para niños…y su enpoderamiento?

    1. Querida Hilda, gracias por ese comentario tan bonito. Yo también me siento muy afortunado de conocerte y ver la clase de mujer que eres. Estoy trabajando algo de material infantil, pero aún lo tengo en fase de investigación, tan pronto como lo tenga, te lo comparto. Te mando muchos abrazos, gracias por estar presente y apoyarme. Eres un sol

    1. Hola, lo que dices es muy cierto, todos tenemos enemigos por vencer, pero también tenemos las herramientas para vencerlos, de eso no tengas duda. Gracias por tu aporte, te mando un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba